MIEDO

Lo más inteligente es apostar por gestionar estratégicamente la comunicación
admin-ajax

No escribiríamos este post si fuera algo aislado o muy poco habitual. Lo escribimos porque nos pasa con cierta asiduidad.

Nos encontramos con personas, empresarios, con miedo a comunicar.

Y con miedo especialmente a las redes sociales. Y si concretamos un poco más, el miedo en el ámbito de las redes sociales se asocia principalmente a Twitter.

Teniendo en cuenta que no comunicarse es imposible, porque todas las empresas se relacionan con otras empresas, sin duda lo más inteligente es apostar por gestionar estratégicamente la comunicación.
Porque la alternativa, insistimos, es que surja sin criterio alguno y entonces sí es perjudicial para los objetivos de la empresa. La alternativa no es no comunicar. Es comunicar mal.

No debe afrontarse la comunicación desde el miedo, ni mucho menos. Lo oportuno es trabajarla bien, definir muy bien nuestros públicos objetivos y a partir de ahí seleccionar los canales oportunos y construir los mensajes que mejor transmitan aquello que queremos que se sepa de nosotros.

Nuestros valores diferenciales, habitualmente más vinculados a cómo hacemos las cosas –a nuestra cultura- que a lo que hacemos. Y en cuanto a las redes sociales, no hay por qué usarlas todas, hay que seleccionar las que mejor nos pondrán en contacto con nuestros públicos interesados y a partir de ahí trabajar muy bien en los contenidos. Sin miedo a publicar ni a interaccionar.

Esto es aplicable a las pequeñas y medianas empresas, que tienen a su alcance algunas de las herramientas iguales que las que utilizan las grandes multinacionales para relacionarse con sus públicos (Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, Pinterest, Linkedin…), y que deben esforzarse sobre todo en cómo explicar, qué compartir, qué decir, cuándo…

En definitiva, en planificar estratégicamente su comunicación. Sin miedo, porque la alternativa a no explicar lo que haces es que otros, sin duda, expliquen lo que no haces.

Port Relacionados